En qué casos el Seguro de Hogar cubre daños electricos

15
Mar

Las averías de electrodomésticos y otros aparatos del hogar por problemas eléctricos son comunes. Un cortocircuito, una sobrecarga, la caída de un rayo o algún otro problema derivado del mal funcionamiento de la corriente pueden ocasionar que el televisor, la nevera o el ordenador dejen de funcionar.

seguro-electrico

Los daños eléctricos se han convertido, de hecho, en la tercera causa más reclamada en el ranking de siniestralidad de los seguros del hogar. No es de extrañar, teniendo en cuenta que la tecnología cada vez está más presente en el ámbito doméstico.

Cuando se detecta que un aparato eléctrico ha dejado de funcionar lo habitual es contactar con la compañía aseguradora para dar parte. Pero no siempre la avería está incluida la garantía de la póliza. ¿Cuál es el motivo?

Para empezar, esta cobertura tiene sus límites derivados principalmente de la antigüedad del aparato. Por lo general, los aparatos eléctricos y/o electrónicos que superen la década o los equipos informáticos que excedan el lustro quedan fuera de la garantía.

Por desgracia, el intento de fraude ligado a esta cobertura se ha incrementado en los últimos años, según han podido comprobar las compañías aseguradoras.

Hay que tener en cuenta que la edad y uso de los aparatos conllevan un desgaste y deterioro que propicia la aparición de averías, un problema no contemplado en la cobertura por daños eléctricos que normalmente incluyen las aseguradoras en las pólizas de sus Seguros Multirriesgo del Hogar. No obstante, en numerosas ocasiones, ya sea porque se ignora este aspecto o por picaresca, se intenta que la compañía asuma el coste del aparato o su arreglo.

En este contexto, las aseguradoras optan cada vez más por recurrir al servicio de peritos externos y especialistas que se encargan de verificar que los desperfectos en los aparatos se deben realmente a problemas eléctricos, ya que los sistemas eléctricos están dotados de métodos de seguridad que evitan descargas o cortocircuitos que puedan alterar el adecuado funcionamiento de las máquinas.

Teniendo esto en cuenta, ¿qué parámetros sopesan los técnicos en su informe a la hora de evaluar si el siniestro debe o no ser abonado?

  • Que haya tenido lugar una tormenta eléctrica en la zona
  • Que se haya producido una sobrecarga en la red
  • Que la red haya afectado a varios aparatos
  • Si las viviendas o comercios cercanos han sufrido daños
  • Si se ha trasladado una incidencia a la compañía eléctrica
  • Si un tercero ha originado la avería, como por ejemplo, si a causa de unas obras se ha roto un cable

Leave A Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *